Posteado el 2 Mayo, 2017 Por en Documental con 693 Visitas

“Crumb” (1994)

Un documental que nos muestra al Crumb más humano, desde los orígenes, con una fuerza que deja al espectador devastado

Crumb es el largo y por momentos doloroso retrato que hace Terry Zwigoff del dibujante impulsor de la movida under del comic de los sesenta: Robert Crumb. Zwiggoff consigue que la música sea el  pretexto para dar con el espinazo de t220px-Crumb_Movie_Posteroda la obra del artista. En sus palabras: “Cuando escucho música antigua es uno de los pocos momentos en que realmente tengo un poco de amor por la humanidad. Escuchas la mejor parte del alma de la gente común, tú sabes. Es su manera de expresar su conexión con la eternidad o como quieras llamarlo. La música moderna no tiene eso. Es una calamitosa pérdida que la gente no pueda expresarse ya de esa manera”. Ésta es a mi entender, la esencia del arte de Crumb, el escondite perfecto tras la profesión de dibujante, para recluirse de un mundo que se le muestra extraño y hostil.

La presencia de sus dos hermanos, en cámara, que forman parte del universo y de la formación de Crumb como artista, produce un desasiego y un malestar que Zwigoff trasmite a la perfección. Su padre como autor de libros de autoayuda y liderazgo, la desestructuración total y absoluta del sueño americano, la importancia de los egos, del sexo (al verlo  es inevitable que te vengan a la cabeza reminiscencias de El Desencanto y de la importancia de la familia en la destrucción del ser humano.

El retrato de Robert Crumb es el de un hombre con intereses peculiares que van de lo excéntrico a lo aterrador, siendo lo más interesante que no se detenga en el análisis de su obra. Probablemente ésa no era la intencion del mismo. De hecho, en contadas ocasiones se hace referencia al trabajo de Crumb directamente. En cambio sí vemos a quienes forman parte del entorno del artista: su madre, sus hermanos, su esposa e hijos, sus ex-esposas, etc.

Dentro de este retrato abierto, Robert Crumb sorprende por su candidez al asegurar que algunas de sus preferencias o aficiones podrían pasar por perversiones severas o condiciones que necesitarían de un psiquiatra como mínimo pero al mismo tiempo nos damos cuenta de que estas supuestas perversiones no son muy distintas a las nuestras. Y que los amigos, conocidos y familiares de Crumb no son tan extraños al compararlos con nuestros amigos, conocidos y familiares. Bueno quizás el hermano de Crumb que duerme en la cama de clavos sí es algo peculiar…

Crumb es una excelente muestra de lo que un documental puede llegar a mostrarnos de una persona, haciendo un análisis desde fuera hacia dentro; Zwigoff consigue que te olvides de uno de los artistas más importantes de nuestra época y te quedes con el hombre. El film arrasó en los festivales más importantes, ganando el premio al Mejor Documental en Sundance, el del Círculo de Críticos de New York, el del Sindicato de Directores y el Choice Award.

Tags : ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *