Posteado el 24 Julio, 2017 Por en Estrenos con 88 Visitas

Crítica de “Prevenge”

PREVENGE, de Alice Lowe. 2016.

Mezcla de comedia negra y film de terror que dinamita la idealización del embarazo

La actriz y guionista inglesa Alice Lowe debuta como directora en esta historia macabra sobre el embarazo y la maternidad protagonizada por ella misma, encinta de siete meses durante el rodaje. Ruth es una peculiar madre soltera, algo grotesca y sangrienta, que cumple las órdenes que recibe de su bebé nonato, que la obliga a vengarse del grupo responsable de la muerte de su pareja y también de alguna que no es capaz de entender el fenómeno de la maternidad. De este modo, la intención de Prevenge es pulverizar los clichés asociados al embarazo a través de la subversión y el humor negro.

La película funciona como una suerte de slasher “maternal” en el que la protagonista va llevando a cabo su venganza como si de una The Bride de Kill Bill con tobillos hinchados se tratara, en un ritmo continuado por capítulos que va perdiendo fuelle a medida que avanza el metraje, pareciendo un cortometraje que ha sido caprichosamente extendido. La premisa es buena, pero la podemos considerar de las que funcionan mejor sobre el papel que puesta en práctica, debido a que pronto se agota el mensaje que pretende ofrecer.

Esta comedia negra tuvo una buena aceptación en festivales como Sitges o Toronto, precisamente por la originalidad de su punto de partida: la comunicación entre la madre y el bebé en su interior, que la arrastra a ejecutar una calculada secuencia de crímenes. En el transcurso de la historia aparecen personajes desagradables como el DJ interpretado por Tom Davis, o irresponsables como el instructor de escalada protagonizado por Kayvan Novak, que obedecen al deseo del film de actuar como una sátira social en la que la comedia negra sirve para mostrar los temores que la sociedad siente hacia el embarazo. Todo ello contribuye a acentuar el sentimiento de aislamieno y soledad de Ruth, que conjuga locura, asesinato y maternidad.

Si bien es verdad que la película logra frivolizar, relativizar y caricaturizar un tema tan serio como el embarazo, aprovechando el trastorno emocional a veces inherente a ese estado, el resultado final acaba siendo bastante irregular, aunque al menos se le debe reconocer el mérito de no perder su tono humorístico en ningún momento. Pasable.

Tags : , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *