Posteado el 21 Agosto, 2017 Por en Estrenos con 122 Visitas

Crítica de “50 primaveras”

50 PRIMAVERAS (“Aurore”), de Blandine Lenoir. 2017.

Comedia francesa para mujeres cuya menopausia necesita sentido del humor.

50 Primaveras, el título español de la francesa Aurore, alude a la edad de la protagonista, una mujer separada, que pierde su trabajo por el inepto de su nuevo jefe y que recibe la noticia de que la mayor de sus dos hijas la va a hacer abuela.

En medio de esta vorágine que inunda su vida, y para que no falte de nada, reaparece uno de sus primeros novios al que no había visto durante años, lo cual la lleva a hacerse nuevas preguntas que no figuraban ya en su cuaderno de ruta, ¿es posible volver a enamorarse a los 50?, ¿merecen los amores juveniles una segunda oportunidad?

La directora y autora del guión, Blandine Lenoir, fija su atenciòn en ese momento de la vida de una mujer común, en el que la vejez ya empieza a asomarse y que conlleva un cambio físico cuyos síntomas son muy molestos, como la menopausia y sus sofocos, metáfora de una fase caracterizada por el descontrol y la pérdida de referencias.

Un amplio elenco de personajes femeninos da cuenta de que 50 primaveras es cine hecho por mujeres, con los asuntos que preocupan y definen a las mujeres en el centro de la historia algo bastante frecuente y que la directora quiere reinvindicar. Asuntos importantes tratados con ligereza, restándole dramatismo a base de mostrar un agradable tono de típica comedia francesa, acentuando el humor en varias escenas aproximándose a la caricatura y un poco al borde de “pasarse de la raya”.

Toda la tensión de la película entre lo real y lo exagerado se sostiene en un límite aceptable, sobre todo y especialmente por la sensación de autenticidad de Agnés Jaoui, espléndida actriz.

En su reinvindicación de las mujeres, la directora presenta un catálogo donde ellas ocupan un primer plano y los hombres un escalón por debajo, sin resultar maltratados, a pesar de alguna escena que chirría bastante.

En la presentacion de la película, Blandine Lenoir acepta gustosa que su filme sea catalagodo de feminista, y defiende a ultranza los grandes papeles para mujeres pasadas la cincuentena.

No hay que pensar que una mujer es vieja a los cincuenta, no hay que pensar que el sexo o el amor se han acabado a esa edad, ni hay ninguna. No hay que dejarse acobardar por los hombres… Un cúmulo de consejos que hacen parecer a la película un manual de autoayuda para mujeres maduras.

Tags : , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *